| ENGLISH |
MENU

La mejor tostada del mundo

La tostada perfecta

 



Hoy hemos querido ser más osados. Vamos a intentar hacer algo tan sencillo como una tostada para el desayuno de una forma, lo más genérica posible. Al final de estas líneas seguro que alguno piensa que nos faltan la mitad de ingredientes o que eso es de una manera u otra. Por lo menos lo vamos a intentar.
 
La tostada no solo depende de adquirir un buen pan o comprar aceite de oliva de una vareidad u otra. Depende en un gran medida del estado del pan, del tiempo de tueste y del ritual de elaboración. Desde SABOR GUADALENTÍN la tostada perfecta es aquella en la que se usa pan rústico o de pueblo en una rebanada grande un poco gruesa y con es tueste suficiente para que quede crujiente sin quemarse por fuera y esponjoso por dentro. Para eso el pan rústico es perfecto por que aguanta más tiempo sin endurecerse demasiado.
 
 
 
Una vez tostado y recien sacado se frota un poco con un diente de ajo crudo, se marca con un cuchillo la cara que hemos untado con el ajo para permitir que el aceite supere la costra tostada e impregne el interior que estará esponjoso y no endurecido. Por último se añade un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra, cuanto más frutado y aromático sea el aceite, más aromas desprenderá al calentarse sobre el pan recien tostado. Por último extender el aceite con ayuda del cuchillo o de un dedo sobre toda la superficie de la tostada para que se introduzca por las marcas que hemos hecho con el cuchillo en un paso anterior.
 
Para concluir, y lo más importante, tomarla mientras todavía esté caliente. La costra crujiente, el interior esponjoso e impregnado de aceite, los aromas del propio aceite junto con los del ajo hacen de la tostada un desayuno delicioso así como acompañamiento ideal como guarnición para cualquier plato.

A partir de aqui abrimos el capítulo de sugerencias o consejos que, en cada hogar al que hemos ido, nos han dado. Si quieres más olor a la tostada puedes usar alguna variedad de aceite aromatizado con pimentón, tomillo o eneldo. Si eres más bien dulzón prueba el aceite aromatizado con vainilla o prueba a mezclar aceite con cualquier clase de miel. Si quieres huir del aceite, la opción más saludable es una buena mermelada gourmet de productos de temporada.


Si prefieres cargar las pilas de buena mañana un poco de tomate, jamón serrano y queso. Esta opción sirve tanto de desyuno como de almuerzo o hasta de entrante en una comida.
 
Los más "andaluces" optarán por la conocida como manteca colorá ( pringue en la Región de Murcia) una suerte de grasa de cerdo especiada con pimentón.
 
Sea como fuere en cada casa, lo hacen de una manera estupenda.
Compartir en:

Alta en Newsletter

He leido y acepto la política de privacidad

Visítanos en
Visítanos en Facebook     Visítanos en Twitter